viernes, 26 de febrero de 2010

Poema LXIX

Porque me amas más por mi arcilla que por mi flor; porque más pronto hallo tu brazo cuando desfallezco que cuando me levanto; porque sigues mis ojos a donde nadie se atrevió a seguirlos y regresas con ellos amansados, a salvo de alimañas y pedriscos, eres para siempre el pastor de mis ojos, la lumbre de mi casa, el soplo vivo de mi arcilla.

Dulce María Loynaz
(Poemas sin nombre)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;