sábado, 20 de febrero de 2010

Poema XVIII

Duérmete corazón prohibido, duérmete
antes de la hora fronteriza de las doce
en que vuelvas a casa sin haber sido
princesa de cuento, amante de novela,
ni feliz
la ciudad nos olvida, la tripa
oscura del cielo cuelga sobre el estanque
a la deriva
barcos de papel y cáscaras de almendra
mendigos
en los bancos y burgueses con náusea
domando Jaguars
en las esquinas, domando
treinta sexos oscuros
como treinta monedas taladradas
los serenos
protegen el regrero de Ulises a casa, los niños
han compuesto la estúpida sonrisa de su ensueño
y en las aceras mataremos despacio el miedo
a llegar tarde
a algún lugar del que nunca
nadie haya querido regresar
duérmete lejana
duérmete, demasiado cobardes para morir
al último acorde del toque de silencio, cierra
los ojos para vivir, cierra
los ojos para matar.

MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;