martes, 8 de marzo de 2011

Siempre hay tiempo para un sueño.

Siempre es tiempo de dejarse llevar por una pasión que nos arrastre hacia el deseo.
Siempre es posible encontrar la fuerza necesaria para alzar el vuelo y dirigirse hacia lo alto.
Y es allí, y solo allí, en la altura, donde podemos desplegar nuestras alas en toda su extensión.
Solo allí, en lo más alto de nosotros mismos, en lo más profundo de nuestras inquietudes, podremos separar los brazos, y volar.

DULCE CHACÓN

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;