lunes, 23 de mayo de 2011

En definitiva


En definitiva ¿cuál es el problema? tienes para comer dónde dormir con quién hablar
y estás convencido de que nada tiene mayor importancia y en vez de perder la cabeza
aún puedes golpearla contra todas las paredes: y ya sabes que el amor

es como el dominó tras la primera derrota se suceden las siguientes
y al final nadie es mejor ni peor en la cama porque cada orgasmo dura un solo
instante: y también entiendes que es más fácil encontrar un meteorito en el sahara

que la llamada verdadera felicidad que hasta exige comillas: en definitiva
basta con fijarse en la arena clara para ver las piedras negras como indica
newsweek: y te emocionas hasta las lágrimas con la larga lucha del director

derek jarman contra el sida: enfermedad que golpe tras golpe le arrancó la vista
hasta no ver más que el azul infinito que ya nadie emborrona con sus lágrimas
(es para echarse a llorar) y te espanta la historia de esa chica que se inmoló

a principios de junio en la puerta de un autobús repleto de pilotos rusos
que iban a bombardear chechenia y no quedó nada de ella literalmente
nada (una mancha húmeda) y respetas los sentimientos de ese tipo encantador

que confiesa confundido que ama a dos mujeres con la primera se casará
en otoño y a la segunda la buscará en la otra vida (y casi quieres creer que lo
conseguirá) entonces ¿cuál es el problema? ¿es ese momento inmediatamente

después de despertar cuando sientes con todo tu cuerpo que no hay
ninguna esperanza de salir de esta farsa salvando la cara y que el cinturón
del tiempo lame tu cuello así como mordía la nuca de arcilla de gilgamesh?

o ¿es que año tras año entiendes cada vez menos por qué con el tiempo
pierdes el sentido del humor y en vez de sabiduría ganas estupidez:
y entonces deseas adormecerte como sylvia con la cabeza en el horno

o mejor aún como virginia mecer las piedras en los bolsillos hasta perder
el aliento? ven estúpido mejor modelamos un muñeco de nieve a tu imagen
y semejanza con una zanahoria en lugar de la nariz a esperar a la próxima

primavera: porque no hay vida que se deje ceñir por la razón y en definitiva
cada segundo plantea un enigma cuya solución se escapa sin cesar hasta
que la muerte como un desenlace provisional no nos remate en el último verso

MARTA ELOY CICHOCKA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;