domingo, 21 de agosto de 2011

En resumen



Entre tú y yo era invierno
y faltaban varios meses todavía.
Se escondía marzo tras los muros
y el amor era un futbolista brasileño
experto en el regate,
que fintaba y nos hacía tropezar torpemente.
Pero hubo desalojo inmediato,
sacamos a rastras al malhumor de nuestras casas
y comenzamos a escribir mensajes
en lugar de borrarlos
y el zapato de cristal resultó ser tuyo
y todo se convirtió en una fábula
y los dos, embobados,
nos hinchamos a perdices y a follar
y todas esas cosas que dicen
que no se deben contar en un poema.


En resumen,
que me muero por tu boca,
que te mueres por mis ojos.


MARWAN

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;