miércoles, 31 de agosto de 2011

La primavera de la esfinge


Olvídate de mí si estás conmigo.
Podemos permitirnos este lujo
de abandonar los nombres,
porque el nombre es razón de los ausentes,
y nosotros estamos en la luz,
en el aire que corta las dulces siluetas,
en el tiempo que ordena las palabras
y en los escalofríos del jardín.
Incluso en la memoria que quiso ser presente.

Después vendrá el otoño
y volverán los nombres a los labios.
Apágame, viajero,
la luz cuando te vayas.

Recuérdame , lector,
al doblar esta página.

LUIS GARCÍA MONTERO

1 comentarios:

Stuani na web dijo...

Que lindo! Vou enviar a mi suegra! Le gusta los poemas e poesias!!!

Tú es genial!

Besos

Pris

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;