sábado, 21 de enero de 2012

El aliento


Hay tantas cosas que existen
            pero que no las vemos.
                    Y sin embargo laten
                           viven de una manera tan definitiva
                                                  tan grave y decisoria que
sin ellas no seríamos nada.
Este es el caso del aliento.
                                       Somos porque alentamos
porque al mirarnos al espejo
                                       nos delata el aliento
                                                                         no el rostro
y ni siquiera la sonrisa o las lágrimas.
                                                         Tan sólo nuestro aliento
esa cosa intangible y discontinua
                                                     esa sombra templada
en el espejo
ese pequeño vaho entrecortado.
                                                  Eso somos.
pero también como en las viejas fábulas
                                        somos esa respiración que compartimos
esa mínima bocanada de oxígeno contaminado
                            que descargamos sobre quien se apaga despacio.
Somos el imposible sueño
                                       de alentar la concordia
de sostener el peso desmedido
                                              de la fraternidad de los contrarios
el aliento jadeante de la imposible libertad humana.

No somos más que eso: aliento
                                               aliento acelerado
en busca de un destino que convierta el vivir
                                                                  en algo honroso.

FRANCISCA AGUIRRE

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;