viernes, 16 de enero de 2015

La marea


A veces los amores van y vienen
como el agua a las playas y a las rocas.
Con fugaz ansiedad a veces chocan
con una realidad que les detiene.

Espejismo sin sol que se desboca
cegando la razón que no se atiene
a razones. El tiempo no detiene
las torres de cristal cuando se enrocan.

Amores que te engañan y se empeñan
en presentar recibos atrasados
pero sin desvelar su santo y seña.

Sentir de un corazón manipulado
por el caso de un tiempo que te enseña
el lado de la herida menos malo.

JAVIER RUIZ TABOADA


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;