viernes, 20 de marzo de 2015

Un profesor es alguien que habla en los sueños de otro


(En la tumba de W. H. Auden en Kirchstetten, Austria)


Imagina unos versos. Después, ponte a buscarlos
como si fueran tuyos y estuviesen perdidos;
intenta adivinarles las palabras
como el que huye trata de predecir los pasos
de quienes lo persiguen; y procura que en ellos
se detenga el idioma
                                  igual que el agua
se vuelve hielo para dejarse acariciar.

Que tu poema sepa algo que ignoras;
que no te necesite; que te encuentre al mismo tiempo
lo que nadie soñaba y lo que buscan todos;
que cuando ya no estés 
                                      oculte que te has ido,
se haga pasar por ti.

No escribas si lo puedes hacer como cualquier
pero no como tú;
si al repetir
lo que dijeron otros
no dices otra cosa; 
si en tus libros no se oyen los libros que leíste,
como en un apellido 
                                 se escucha galopar
a lo antepasados.
Que tu poema esté a medio camino
entre tú y yo
                      lo mismo que una estatua
entre el cuerpo y la roca;
que acerque lo intocable a nuestras manos;
que logre que se queden las cosas que se van.

(Esto es lo que me dijo Auden junto a su tumba.
Nevaba sobre Kirchstetten, en los Bosques de Viena,
y yo soñé
                que un día
alguien que se parezca a mí
                                              alguien que piense
que siguiendo mis huellas entenderá el camino,
tal vez ponrá unas rosas sobre el mármol,
debajo de mi nombre
y encima de estos versos que escribo para ti).

BENJAMÍN PRADO



1 comentarios:

Óscar Nava dijo...

Qué hermoso poema :)

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;