domingo, 1 de abril de 2018

Carta a Norah



(Equivócate)

Sé imperfecta.

Equivócate mucho. Equivocarse es necesario para avanzar, porque equivocarse significará que lo estás intentando. Si eliges no equivocarte, estarás eligiendo no vivir. Equivócate mucho y aprende rápido.

Confía. Confía en ti. Confía en las personas. Son ellas las que te harán más grande, aprende de ellas y aprenderás de ti. Descubre en ellas lo que las hace grandes, y eso hará que también lo seas tú. Es más bonito vivir la vida confiando, aunque alguna vez sufras, que sufrir siempre, porque alguna vez has confiado.

Crece. Crecerás en (d)años, en experiencias, pero lo más importante es que crezcas en alma. Cada una de las dificultades que encuentres en tu vida, te enfrentarán a tu mayor obstáculo: tú misma. Cada limitación, será una oportunidad para probarte, pero solo ante el viento fuerte, crecer con más fuerza las raíces.

Cree. Cree en ti. A veces, muchas veces, será difícil, y tendrás que apoyarte en recuerdos, en ilusiones y en sueños. Otras veces, creerás en el reflejo que los demás ven en ti, esa imagen que te habrá costado crear, de que nada es imposible para ti. Otras veces, no sabrás ni quién eres tú. Pero esa niña, la que se pierde y no se encuentra, también eres tú. Y ese es el reto: creer en ti, aun cuando no sabes muy bien quien eres, o hasta donde puedes llegar. Porque solo tu será capaza de decidir cuales son tus límites, y darle el significado a la palabra imposible.

Caéte. Es necesario caerse, para aprender a levantarse con fuerza, con determinación, con la cabeza llena de sueños y de cosas que conseguir. Perderse para encontrarse. Caerse para levantarse. Cuando te levantes, recuerda poner la mirada en el horizonte y caminar, siempre caminar. Así, cuando te pierdas, podrás retomar el camino sobre tus propias huellas.

Ama. Ámate mucho. Solo desde el amor verdadero a ti misma, podrás amar a los demás. Amar significa cuidar. Amar significa aceptar. Amar significa aprender a mirar. Pero recuerda amar desde la independencia, creando espacios, amando la libertad. La libertad de ser y dejar ser. No pidas que te amen mucho; busca que te amen bien. Busca dentro lo que anhelas fuera. No exijas a otros lo que no eres capaz de darte tú. En lugar de eso créalo. Al darlo tú te lo estarás dando a ti misma.

Y no tengas miedo. El miedo te hará pequeña, te hará esconderte de ti misma. El miedo aparecerá muchas veces en forma de excusa. Cuando sientas miedo, solo hazlo, y te volverás valiente. Así nunca tendrás límites, y tu corazón podrá más que tu miedo.

Para vivir hay que querer vivir. Aprende a disfrutar cada momento, porque ese que pasa, ya nunca vuelve. Y deja de ser tuyo. Vivir implica sentir lo que pasa, disfrutar lo que vives, tener presencia. Las vidas tristes están hechas de recuerdos. Busca vivir una vida capaz de llenarte, y de llenar otras vidas de recuerdos. Recuerda que eliges tu vida cada momento.

Disfruta. No busques el éxito. Di abres los ojos y miras alrededor, parece que todos necesitan llegar a él. Tú no. Cierra los ojos. Siente. Lucha por lo que amas, y el éxito llegará solo. No pierdas de vista tu eje, tu sueño, tu para qué, y eso será lo que te ayude a superar obstáculos, a seguir creyendo, a seguir creciendo, a levantarte cuando te caigas sin dejar de mirar el sol.

Equivócate. Equivócate mucho.

          Sé imperfecta.

                    Sé TÚ.
 
LAURA CHICA
www.laurachica.com 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;