viernes, 21 de noviembre de 2014 0 comentarios

¿Quieres LEER?


Son todos los que están,
pero no están todos los que son...



Durante años he compartido en este espacio muchos de los poemas y libros que caen en mis manos y que me tocan especialmente el corazón. Creo que es un deber sacar la luz de otros para que llegue a mucha gente así que aquí tenéis este post VIVO en el que iré dejando, poco a poco, las referencias a mis libros favoritos por si os apetece leer y, sobre todo, descubrir nuevas voces y nuevas luces :)

AJO

Micropoemas

ALFONSO BREZMES

La noche tatuada


ANA PATRICIA MOYA

Material de desecho

ANA PÉREZ CAÑAMARES

La alambrada de mi boca


ANAY SALA-SUBERVIOLA

Ý (Turno de réplica)

ANGEL GONZÁLEZ 

Palabra sobre palabra

ÁNGEL MUÑOZ 


Como Ulises en una cacharrería
Amor manual

BELÉN REYES 

Desnatada
Ponerle un bozal al corazón
Atrévete a olvidarme
Ser mayor es un timo

BENJAMÍN PRADO 

Pura lógica
Doble fondo

CARLOS SALEM 

Memorias circulares del hombre peonza
El animal

CÉSAR ULLA 

Manual para suicidas conversos

DANIEL ORVIZ 

Muere sonriendo

DAVID MAYOR 

31 poemas

DIEGO ÁLVAREZ MIGUEL 

Un día, tres otoños

DIEGO OJEDA 

Mi chica revolucionaria


ELVIRA SASTRE

43 maneras de soltarse el pelo
Baluarte

ERNESTO PÉREZ VALLEJO 

De Laura y otras muertes

ESCANDAR ALGEET 

Alas de mar y prosa
Un invierno sin sol

GLORIA FUERTES 

Pecábamos como ángeles (Gloripoemas de amor)


IRENE X

El sexo de la risa

ISABEL GARCÍA MELLADO 

Tic, Tac, Toc, Toc

JAVIER RUIZ TABOADA 

Tierra mojada
Contra viento y maneras


JUAN VICENTE PIQUERAS 

Yo que tú. Manual de gramática y poesía


KATY PARRA 

Coma idílico  

LUCAS RODRÍGUEZ LUIS 

Poetry for dummies

LUIS CERNUDA 


La realidad y el deseo

LUIS RAMIRO 

Te odio como nunca quise a nadie


MADA ALDERETE VINCENT 

La hembra te da permiso

MARCUS VERSUS 

No happy
Un mar bajo el suelo


MARWAN

La triste historia de tu cuerpo sobre el mío

MÓNICA CARRILLO 

La luz de Candela

PATRICIA GARCÍA-ROJO

Amar es aquí

PEPE VIYUELA 

Y amarte sin saber 
Las letras de tu nombre
La luz en la memoria
Silenciario

RAQUEL LANSEROS 

A las órdenes del viento

RUBÉN TEJERINA 

El estómago del tiburón
Animal absoluto

SOFÍA RHEI 

Alicia volátil

VARIOS AUTORES

Antología Poetrastos

WISLAWA SZYMBORSKA 

Instante



lunes, 17 de noviembre de 2014 1 comentarios

Ya verás



No debí saber quién eras,
no debí contar mis penas.
Noviembre es siempre triste
y tú viniste proponiendo guerras.

Qué cosas se te ocurren, tú siempre tan concreta:
y si volvemos a empezar, ¿qué tal?
Yo sin saber dónde mirar,… y tú tan guapa.

Ya verás como me olvidas,
y te encuentro en cualquier bar pegando saltos de alegría,
y me dices que lo nuestro no era lo que merecías,
seré cosas que se cuentan, vueltas de la vida.

Que yo te vi primero, sobraba lo demás y cuando menos debo
te vuelves a cruzar, se cae el mundo al suelo,
que tengo lo que tengo, debo lo que debo y quiero lo que quiero.

Como si no hubiera pasado el tiempo y fuera ayer,
voy a acercarme lento esta vez, yo ya sabiendo que te irás,
… y tú tan guapa.

Ya verás como me olvidas,
y te encuentro en cualquier bar pegando saltos de alegría,
y me dices que lo nuestro no era lo que merecías
seré cosas que se cuentan, vueltas de la vida.


FUNAMBULISTA Y ANDRÉS SUÁREZ



domingo, 16 de noviembre de 2014 1 comentarios

Las cosas más absurdas de una mujer zurda


Claro que yo también quise ser princesa
y el centro de su universo
y un poema.
Y que llegara tarde al trabajo alguna vez
por mi culpa.
Que una mezcla de sus genes y los míos
jugara a las muñecas en el salón.
Que los domingos se parecieran a cualquier cosa
menos a domingos.
Que los eneros no tuviera que recurrir a la estufa
para calentarme los pies.

Yo quería un jardín y rosales
y un mar con sus olas,
una talla mas de pecho o quizás dos,
un cruce de piernas más erótico
y una voz más femenina.

Quería un montón de fotos con la sonrisa desnuda,
un viaje a Grecia,
un trabajo más decente.
Quería aquello
y eso
y lo otro
y un poco de aquí
y otro poco de allá
y a él.
Sobre todo yo lo quería a él.

Que mis orgasmos no se los tragara el desagüe,
ni mi corazón se quedara sin cobertura
y que los espejos y los hombres
me dijeran la verdad sobre mi cuerpo.

Quería tartas en todos mis cumpleaños
y una postdata que dijera "te echo tanto de menos"
y sexo sin condón ni asientos de coches
y "cariño" y "amor" y "gordita"
y un "¿cómo estás de tus jaquecas?”
y un " te sienta tan bien ese vestido".

Quería desnudarme en sus pupilas,
comer helado en su espalda,
fumarme un cigarro en su boca,
un silencio que rompiera su palabra,
un hombro que durmiera mis bostezos,
que me sentara mejor aquella falda
y esa blusa
y su piel.
Sobre todo su piel.

Y es que aunque ahora no te lo creas
yo solamente quise ser feliz. 


ERNESTO PÉREZ VALLEJO

martes, 11 de noviembre de 2014 1 comentarios

Después de la rabia



Y después de la rabia.

Una lágrima rozando la caída,

recuerdo de la sumisión del hielo al calor.

La pesada digestión del orgullo.

La frustración de aquel nunca más.

Después de la rabia.

La gravedad del alma.

La espesura en los pasos.

la mirada rencorosa de la serenidad.

La capacidad de reacción,

de rectificar como aquellos

los sabios.

Después de la rabia.

Sólo cabe seguir amando.

MARÇAL FONT 


viernes, 7 de noviembre de 2014 1 comentarios

Bienvenida a mis ruinas


Bienvenida a mis ruinas,
ten cuidado no tropieces
con los escombros de esos versos
que no son para ti.
Me sorprende enormemente 
que hayas encontrado el camino para llegar
con lo perdido
que he estado yo siempre.

Perdona el mal clima,
no para de llover
desde que vivo sin tejado.
Cuídate de los charcos
no vaya a ser que te cales de tristeza.

Te habrás dado cuenta
de que hay paredes caídas,
también algunas 
que aún sujetan la soledad de pie
-con lo difícil que es evitar que se tumbe encima
con lo fácil que es dejarse caer...-

Al otro lado de esta catástrofe,
por la ventana,
se ven todos esos pájaros
que antes vivían en mi cabeza
comiendo de la basura
pero no te asomes,
no vaya a ser que te des cuenta 
de que son adictos al invierno
y siempre
se olvidan de migrar.

Supongo que ya te has fijado
en las tumbas del cenicero
esas lápidas de nicotina
con su epitafio de ceniza.
Es el cementerio
donde entierro todos los nombres
que ni siquiera han sido.

Quiero decirte algo,
ahora que estamos aquí:
ese calendario que ves ahí colgado
me dio la mayor hostia bisiesta de mi vida.
Cada vez que viene alguien
con intenciones e futuro
le mira a los ojos
como si fuera a tener razón
con eso de los días.
Pero no le tengas miedo,
si algo he aprendido del reloj
es que el pasado no se borra
pero se reconstruye.

Antes de irnos,
ven,
que te voy a enseñar mi rincón favorito,
mira allí,
entre aquellas dos vigas,
ahí todavía respiran las ganas,
parece que puede caber algún beso,
sí, 
justo ahí
donde asoman los cimientos.

VÍCTOR BAEZA RUEDA
 
martes, 4 de noviembre de 2014 2 comentarios

Ella me dijo que nunca pensaba en mí...




FERRÁN FERNÁNDEZ
3 comentarios

Te libero


Te libero de mi loco afán de
protegerte y defenderte ante todos,
de mis excesivos mimos dulces que
te asfixiaban...
Te libero de mi tonto interés de
saber cada día más de ti;
de los saludos de buenos días
de los abrazos vespertinos
y de los besos de buenas noches...
de mis oraciones bendiciéndote
y de mis sueños abrazada y aferrada
a ti.
Te libero... de mi absurda manía de
tocarte,
de decirte te amo en cada instante
tanto... que desgaste la frase.
Te dejo libre de mi costumbre de
preguntar
¿cómo estas? ¿qué te hace falta?
¿qué necesitas?
libre de mis inseguridades que me
hacían complacerte,
libre de mis miedos
y de mis pequeñas dudas que te
hacían rabiar...
Estás libre por fin... de mis bromas
tontas,
de mi risa escandalosamente sonora
a todas horas;
libre de mi mirada que absorta te
contemplaba.
Te libero de mis silencios...
esos, cuando tus pupilas se clavaban
en mi
y me dejabas sin palabras...
libre de mis lágrimas infantiles
cuando tu indiferencia me hería
y de mis palabras "rebuscadas" para
hablar de nuestras fallas...
Te dejo libre de mi...
de mis ratos de mal humor, de mi
simpleza,
de mis días grises de melancolía...
libre al fin, de mi gran amor por ti.
Te libero... porque al liberarte a ti
me libero también yo
de la dolorosa necesidad de
necesitarte,
de esta locura de ignorar a la razón,
de este inmenso cariño que me tenía
voluntariamente presa a ti...
con mis alas amarradas a tus pies.

VICKY ARIZPE B. (SAYURI)
lunes, 3 de noviembre de 2014 1 comentarios

Lo siento


Lo siento,
por los que no nacieron a tiempo
y te ven mayor.
También por los precoces
que te llaman niña
sin mirarte a la suela.

Lo siento,
porque me eliges a mí
y no pueden ellos entender el paraíso.

Lo siento,
por los que te ponen otros nombres,
por los que te pronuncian sin saberlo
cuando hablan de orquídeas
y amapolas.

Yo tengo la suerte 
de saberte de memoria,
de que me llames tesoro
por ser rico en defectos.
De encontrarte recíproca, 
viceversa que encajas,
quimera del despierto
que se atreve a soñar
con la belleza.

Lo siento,
por ellos y por ti,
perdición que todo lo amparas.
Pero sobre todo por ellos
que reen que eres verano
en su norte
y te ven diamante.
Cuando eres de hilo,
azabache de sábanas,
eterno octubre.

Que siempre 
estás entre la raíz
y el otoño,
que deshojas los días
y te pareces a todas las cosas.

Lo siento,
por los que te usaron de trinchera.
Por los que no entendieron
que giras en círculos,
que te alejas
y vuelves
como una noria que mira al cielo.

Lo siento,
de veras,
por todos los que no supieron ver
que puedes
ser princesa
en todas las esquinas
y puta
de un solo hombre.

VÍCTOR BAEZA RUEDA



sábado, 1 de noviembre de 2014 0 comentarios

¿Qué es amarte?


Amarte no es tener tu cuerpo al lado,
ni que tu carne me cubra hasta los huesos,
o que mi boca atraque en tu costado
o te coma a mordiscos y con besos.

Ni es que busque cosquillas en tu vientre
ni la risa debajo de tus pechos.
Tampoco es que te busque y que te encuentre
desnuda ni vestida por mi lecho.

Amarte es recibir de madrugada
mensajes que me dicen: vaya día.
Y tú, ¿qué tal? Y yo no diga nada.
Y que por una vez no sea sincero
Y no te diga que estuve con las ganas
de llamarte y decirte que te quiero. 


RODOLFO SERRANO
 
0 comentarios

Noviembre


Ha pasado el cometa y ha dejado
un vacío en la noche exorbitante,
un vacío mayor que si no hubiera
sucedido el prodigio. ¡Quién pudiera
olvidarlo! ¡Quién pudiera olvidar!

El hombre entristecido por la ausencia
se pregunta si quedan
restos aún, algún tenue pedazo
de aquél amor más fuerte que los otros,
de aquellos corazones enlazados
en medio del espacio, cuando el tiempo
detenía su marcha y los alzaba
más allá de su exacto mecanismo;
se pregunta si permanece el eco
de la palabra limpia y espontánea,
la humedad en los cuerpos sosegados,
la resaca de festejar los días.
Y, al fin, el hombre entristecido puede
notar las ascuas en su entraña fría:
algo arde todavía en el glaciar
en que se ha convertido el escenario
donde hace poco amaba sin descanso.
El amor sabe bien que su destino
es desaparecer, pero se empeña
en mantener la llama con pavesas.
Y a esa parva ilusión ató sus sueños
el hombre abandonado,
aun siendo tan inútil la esperanza
como el sol de finales de noviembre.

JULIO RODRÍGUEZ


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
;